La ni&ntitle;a pequeña jugando

Ayuda, esperanza y repuestas.

RECURSOS DISPONIBLES PARA LATINOS
Easter Seals brinda servicios excepcionales, programas educativos y de extensión y defensa de los derechos de las personas con autismo y otras discapacidades para que puedan vivir, aprender, trabajar y jugar en sus comunidades.

Etiqueta en torno a las Personas Discapacitadas

Hombre joven leyendo con mentorLas personas con discapacidades tienen el derecho a recibir la misma cortesía que se le tiende a cualquier persona, incluyendo el derecho a la privacidad. Si le parece inapropiado preguntarle a alguien sobre su vida sexual o sobre su carácter o sus ingresos, tenga esa misma cortesía con las personas discapacitadas.

  • Si usted no tiene la costumbre de recostarse o sostenerse en las personas, no se recueste ni se sostenga en la silla de ruedas de alguien. La silla de ruedas es una extensión del espacio personal de un individuo. 
  • Cuando se ofrezca a ayudar a alguien con una discapacidad visual, deje que la persona se agarre de su brazo. Esto le permitirá guiarla, en lugar de impulsarla o conducirla.
  • Trate a los adultos como adultos. Llame a la persona por su nombre de pila sólo cuando hace lo mismo con todos los presentes. No trate con condescendencia a las personas que usan una silla de ruedas dándole una palmadita en la cabeza. Reserve este gesto de afecto para los niños.

En una conversación...

  • Cuando hable con alguien que tiene una discapacidad, diríjase directamente a él o ella, y no a través de la persona que lo acompañe.
  • Relájese. No se avergüence si llega a utilizar expresiones comunes, como “Nos vemos más tarde” o “Tengo que salir corriendo”, que puedan hacer alusión a la discapacidad de la persona.
  • Para captar la atención de una persona que tiene una discapacidad auditiva, dele un golpecito en el hombro o sacuda la mano. Vea directamente a la persona y hable claramente, lento y expresivamente para determinar si la persona puede leer sus labios. No todos los que tienen una discapacidad auditiva saben leer los labios. Aquéllos que leen los labios, dependerán de las expresiones faciales y en otros gestos corporales para comprender mejor el mensaje. Muestre consideración colocándose frente a fuente de luz y manteniendo las manos o cualquier comida lejos de su boca mientras habla. Si tiene bigote, manténgalo bien recortado. El gritar no servirá, pero escribir notas sí.
  • Al hablar con una persona en silla de ruedas por más de unos cuantos minutos, colóquese al nivel de los ojos del usuario de la silla para evitar que ambos terminen con el cuello tirante.
  • Al saludar a una persona que padece de una pérdida de visión severa, identifíquese a sí mismo y a las demás personas que están con usted. Diga, por ejemplo: “A mi derecha está Andrés Castro”. Al conversar en grupo, recuerde decir el nombre de la persona a quien le está hablando para dar una pista vocal. Hable con un tono de voz normal, indique cuando se movilice de un lugar a otro y haga saber cuando la conversación se ha terminado.
  • Dedique su atención, sin ningún afán, a una persona que tiene dificultades en el habla. Trate de animarla en lugar de corregirla, y sea paciente, en lugar de intentar hablar por la persona. Cuando sea necesario, haga preguntas que requieran contestaciones cortas o un gesto de afirmación o negativa con la cabeza. Nunca finja entender si tiene dificultad en hacerlo. Repita lo que ha entendido. La reacción de la persona le guiará hasta que pueda entender lo que le está diciendo. 

Actos comunes de cortesía...

  • Si quiere ayudar a alguien que tiene una discapacidad, pregúntele si necesita ayuda antes de actuar, y escuche cualquier indicación que la persona quiera darle.
  • Al darle instrucciones de cómo llegar a un sitio a una persona en silla de ruedas, considere la distancia, las condiciones del tiempo y los obstáculos físicos tales como escaleras, bordes de aceras y colinas empinadas.
  • Al orientar a una persona con una incapacidad visual, use datos específicos tales como “cien pies a la izquierda” o “dos yardas a la derecha”. 
  • Sea considerado con el tiempo adicional que podría tardar una persona discapacitada en hacer o decir algo. Permita que la persona camine o hable a su propio ritmo.
  • Al planear un evento en el que participarán personas con discapacidades, anticipe sus necesidades. Si existe una barrera insuperable, infórmeles sobre la misma antes del evento.

 

Historias de Esperanza

Conozca a Christian

Conozca a Christian. LEA MÁS